Cuello libre. Artículo sobre Técnica Alexander con Marta Barón en Madrid

U E C R I L O L L B E

¿Quéééééé???? ¿Es un mensaje en clave? No, es que hoy te quiero hablar de algo que  a veces parece tan enigmático como las letras que forman el título: el CUELLO LIBRE.

Esta es una de las direcciones básicas que vas a aprender en la Técnica Alexander. Y aunque el mismo Alexander tenía dudas a la hora de usarla, ya que no es fácil de entender, aquí está. En mi experiencia, es una dirección importante; te la voy a enseñar en cuanto vea que puedes implementarla. Estas dos palabras te pueden ayudar en un sinfín de situaciones.

Un cuello libre es capaz de sostener la cabeza al tiempo que permite que se mueva. A menudo observo cuellos que tienen demasiada tensión (en cuyo caso les cuesta moverse) o bien no la suficiente (entonces el soporte de la cabeza no es el mejor). Estas dos opciones se dan constantemente, y a veces a la vez. Si consigues cambiar esto mejorará el soporte de tu cabeza y también tu equilibrio general. Además, tu movimiento será más flexible, amplio y placentero. 

¿Por qué querrías tener un cuello libre? Sencillo: cuando tu cuello está libre funcionas mejor. Se trata de hacer la vida sin hacerte daño. Recuerda que tener el cuello libre es una decisión, un deseo, una actitud ante las demandas del día a día. Se enmarca dentro de lo que llamamos el uso consciente y constructivo; cuando trabajas de esta forma, mejorará tu soporte, tu equilibrio y tu coordinación, todas ellas cualidades involuntarias que forman parte del funcionamiento sobre el que no tienes un control directo.

¿El cuello libre es el mismo sin importar lo que estés haciendo? No, en cada momento del día, con cada actividad que emprendes y dependiendo de muchos factores (salud, estado anímico, preferencias, etc.) el “cuello libre” requerido será diferente. Pero la orden es la misma. La complejidad a la que responden estas dos palabras es grande, no te preocupes por la diferencia de sensaciones. Quédate con el deseo de tener el cuello libre y observa lo que pasa. El trabajo personal es lo que te irá enseñando lo que significa para ti; esto es, en última instancia, lo que dará el resultado que necesitas. 

Hagamos un experimento. Para de hacer lo que estás haciendo durante dos minutos. Lleva la atención al cuello, por delante (la zona de la garganta) y por detrás (la nuca) y observa también la zona donde se convierte en cabeza.

Observa tu cabeza y piensa en las dos palabras. Cuello libre.

¿Sientes algo?

¿No? Bien.

¿Sí? Cuidado con lo que haces con eso que sientes.

Toma nota y sigue, no te quedes en la sensación ni la escrutes, no quieras agarrarla ni entenderla.

¿Sientes que el cuello está libre? Desconfía mucho. Sólo es una sensación y es improbable que sea de fiar.

Mantente en el deseo un momento y luego sigue con lo que estabas haciendo. Si te ha interesado, puedes probarlo en diferentes momentos del día y ver si tiene algún sentido para ti. 

Pensar estas dos palabras corrige el desorden que puede haber en una situación puntual. Además, ayuda a organizar el andamio muscular. Toda la musculatura está conectada y es en la zona del cuello donde se inicia el control del movimiento y la coordinación. Si hay desorden aquí, éste se comunica al resto del cuerpo. 

Para entenderlo en toda su extensión te recomiendo que des clases. Cuando recibes el trabajo del profesor tienes una experiencia de movimiento que te permite varias cosas:

  1. Ir entendiendo lo que significa
  2. Experimentar entre clases
  3. Cotejar con tu profesor lo que has sentido

​¡Buena clase!

¿Tienes algún comentario sobre este artículo?

Ponte en contacto conmigo, estaré encantada de discutir y comentar cualquier asunto que te resulte de interés sobre la Técnica Alexander.

También te recomiendo estos artículos:

¿Qué te caracteriza como ser humano? tu nivel de conciencia; tu capacidad de estar erguido y sostenerte; tu capacidad de sentir. La cuestión de la sensación es fundamental.  Aprender que es una herramienta...
A la Técnica Alexander llegan muchas personas con problemas variados que revelan que su tono muscular no está funcionando de manera óptima. Los dos elementos que determinan como evoluciona tu...
Siempre que voy a la naturaleza y veo como fluye un río, como cae por un desnivel o bordea una piedra, constato que el agua no hace nada para fluir. Responde sólo...