Aprender: Artículo sobre Técnica Alexander con Marta Barón en Madrid

Eres un individuo, aprendes como tal

En este video vemos como un artista toma la decisión de usar cuerpos no convencionales para fabricar maniquíes. Me hace reflexionar sobre la individualidad de lo que enseño, la Técnica Alexander.

A menudo me preguntan qué es la Técnica, para qué sirve, etc. En mi web tengo una sección de “preguntas frecuentes”. Es, claro, una pequeña guía general. Pero si vienes a dar clases vas a ver que tu individualidad es lo que cuenta. Tú y yo vamos a construir un camino individual, el tuyo.

Me interesa saber qué pasa contigo, qué te pulsa y como reaccionas a ese estímulo. Lo que para algunos es fácil de resolver, para otros es un misterio escondido en algún lugar al que no tienen acceso. Trabajo contigo para ayudarte a “ver” esos lugares ciegos que no ves y que están, de hecho, generando el problema. Poco a poco irás aprendiendo a implementar las herramientas que ofrece la Técnica Alexander para mejorar tu vida.

La individualidad es muy importante en este trabajo. No funciona de forma estadística; es decir, dos personas con un mismo problema aparente, tendrán procesos muy diferentes, ya que sus dificultades iniciales serán distintas y dependientes de sus tendencias naturales, circunstancias personales, ideas preconcebidas, erróneas u otros aspectos que iremos descubriendo en las clases. 

Me ha llamado mucho la atención la parte del vídeo en la que los modelos abrazan, sonríen y disfrutan sus “alter ego”. Por mucho que les falte un trozo de cuerpo, o que estén “torcidos”, por mucho que no sean “perfectos” resulta que son individuos, ¡y lo saben! Tener unos trazos perfectos no impide que pierdas tu conciencia de individualidad. Esta cualidad es interna, la tenemos desde el principio. Siempre permanece ahí, si la perdemos, podemos recuperarla.

Personalmente, puedo decir que la Técnica Alexander me enseñó a parar, a observarme, a decidir qué quería hacer con mis brazos, mis piernas, la cara o la respiración y todo esto contribuyó al reencuentro con mi propia individualidad. Fue un proceso sorprendente y maravilloso.

Si tienes la sensación de haberte «perdido» un poco, de que no tienes claridad de lo que te pasa, lo que necesitas o lo que deseas; si conoces y experimentas los síntomas de tu problema, pero no sabes de dónde viene ni qué lo ha provocado o con qué lógica mejora o empeora. Esto es, también, individual. ¿Tiene sentido para ti la expresión “haberle perdido el hilo” al cuerpo? Recuperarlo es la labor que hacemos los profesores de la Técnica.

Puede que tu interés inicial sea conseguir la forma “correcta” de estar al ordenador, andar o estar de pie. Hace poco un médico amigo me preguntó cuál era la mejor forma de dormir. Quizás te preguntes por qué cuando un experto ergonomista te da consejos sobre estas cosas no puedes llevarlas a cabo en el tiempo. La respuesta a todas estas cuestiones es sencilla desde el punto de vista de la Técnica Alexander: somos individuos y no hay una fórmula que nos acomode a todos.

Bueno, sí: deja de encogerte. Pero claro, donde  te encoges es algo individual. Con las clases, te irás dando cuenta de donde te encoges, cuando y con qué estímulos. La clase te da la experiencia de lo que es moverte sin encogerte. Así, dejando espacio a tu individualidad, aprenderás a manejar las exigencias del día a día sin hacerte daño.

Así que, si quieres empezar, pregúntate si te estás encogiendo. Ahora que estás al volante, al ordenador, subiendo una montaña o bajando las escaleras. Tocando mi violín o si llevas seis horas al volante. Cuando estás  agotada, enfadado o baja de ánimo, ¿te estás encogiendo? Atiende al individuo que eres y obsérvalo. 

¿Tienes algún comentario sobre este artículo?

Ponte en contacto conmigo, estaré encantada de discutir y comentar cualquier asunto que te resulte de interés sobre la Técnica Alexander.

También te recomiendo estos artículos:

Hace unas semanas tuve una conversación con una alumna mía. Edad media, trabajo sedentario, venía por dolor cervical y lumbar. Sus primeras preguntas ya me llamaron la atención: ¿por qué...
En 2017 publiqué  la traducción del primer libro de Alexander, La herencia suprema del Hombre. En este libro Alexander introduce su concepción del “control consciente”. Esta es un parte esencial del trabajo...
La cabeza es una parte única de nuestra anatomía.  Pero es que además tiene una dirección propia, y ésta determina la dirección general del cuerpo. Puede favorecer la estabilidad… o...