Postura para dormir. Artículo sobre Técnica Alexander con Marta Barón en Madrid

¿Existe una postura correcta al dormir?

 ¿Qué haces cuando duermes? ¿Sientes rigidez al levantarte? ¿Te contracturas? Y si es así, ¿se puede tener algún control en la forma en que duermes?

La Técnica Alexander se ocupa de la cuestión del uso, una cualidad consciente y deliberada. Cuando “ejerces” el uso, abres la puerta a darte cuenta de lo que haces en las acciones de la vida cotidiana. Pero, teniendo en cuenta que dormir es un acto en el que la conciencia se cede, ¿puedes interferir positivamente en la calidad de tu sueño? Veamos.

En mi experiencia el soporte sobre el que duermes, tu cuerpo, es lo más importante. Por supuesto, el tipo de almohada o el colchón tienen una cierta relevancia, pero estos factores externos no juegan un rol predominante. Es el estado general de tu cuerpo y como lo usas, lo que debes mirar.

Se trata de saber si sobra o falta tensión cuando duermes, si tu tono muscular general está equilibrado. Si no es así, entonces necesitarás que lo que te rodea sea “perfecto”. Pero recuerda que tu propia vida te impone cambios continuamente en este frente: vas a casa de amigos, a dormir, tienes que descansar en un avión o en algún sitio con demasiada luz o ruido. La adaptación a estas circunstancias no es fácil, ¿verdad? Es ahí cuando es posible dormir mal. ¿Crees que sería posible tener una actitud dinámica que te permita interaccionar con el entorno que tienes para descansar partiendo de la base de tu cuerpo y sus posibilidades?

La postura para dormir es una pregunta constante, pero no tengo una idea fija de cuál es la mejor. Boca arriba, sobre la tripa, de lado. No tengo una opinión sobre esto. Lo que sí tengo claro es que tienes que descubrir si te encoges cuando duermes. Esto sí es esencial. Te puedes encoger en cualquiera de estas posiciones y también en tu mejor colchón o con tu almohada perfecta. Y si lo haces, tu forma de dormir no es óptima. Encogerse no ayuda al descanso ni a la salud de la musculatura.

Encogerse, ¿qué es encogerse? La naturaleza del músculo es la contracción muscular. Cuando termina el movimiento, esa contracción ya no es necesaria. Pero si no la “soltamos” entonces se hace fuerte en el sistema. Al cabo de meses o años, nos colocamos en un “encogimiento” que parece estructural; y tenemos la sensación de que eso no se puede cambiar.

Por lo tanto, ¿te encoges mientras duermes? Lo más probable es que, al principio, no sepas si lo estás haciendo. El trabajo es descubrir si te encoges cuando duermes, lo cual no es fácil. Pero, ¿cuándo se ha iniciado el «encogimiento»? ¿Ha sido en el acto de dormir? ¿Llegué así a la cama? Los que conocéis el trabajo ya sabéis lo que hay que hacer. Toca observarte.

De momento puedes empezar a observarlo en un entorno diferente a la cama.

Hagamos un juego: elige un entorno en el que observarte (el coche, la cocina, mientras andas o ves la tele). Por ejemplo, si eliges el entorno del coche, observa si estás encogiendo la boca o frunciendo el ceño; si estás encogiendo el cuello, la espalda o el frente del cuerpo (entre el pubis y el cuello); o quizás si estás encogiendo las piernas al apretar los pedales. Si identificas algo, empieza a observarlo en otros contextos también, céntrate en una sola cosa y mira si ocurre otras veces. Entonces, puedes mirar si ocurre en el entorno del sueño.

Hay tres momentos clave: cuando te metes en la cama y vas a dormirte, en mitad de la noche, en esos momentos en los que te despiertas (para ir al baño, beber o porque algo te ha sacado del sueño) y por la mañana al ir a levantarte. La observación ha de ser cotidiana, casual, ligera. Sin escrutarse, si pasas varios días sin acordarte, no importa. Recuerda que la información llega poco a poco. Sin prisa.

Una recomendación: si te levantas con rigidez, haz semisupino al levantarte. Hay una explicación completa en mi web. Verás que si lo haces varios días, no sólo se pasará la rigidez, sino que aprenderás muchas cosas de lo que haces en el día a día. También te lo recomiendo si lo que te cuesta es conciliar el sueño. Un rato de suelo antes de dormirte te ayudará a soltar las tensiones del día.

¿Tienes algún comentario sobre este artículo?

Ponte en contacto conmigo, estaré encantada de discutir y comentar cualquier asunto que te resulte de interés sobre la Técnica Alexander.

También te recomiendo estos artículos:

El diccionario define "reflejo" como: “acto que se produce involuntariamente como respuesta inconsciente a un estímulo externo”. En este sentido, en el cuerpo humano hay muchos reflejos de tipo físico,...
¿Quéééééé???? ¿Es un mensaje en clave? No, es que hoy te quiero hablar de algo que a veces parece tan enigmático como las letras que forman el título: el CUELLO...